Regístrate y recibirás el Santo del Día en tu correo.

domingo, 5 de agosto de 2012

La Beata Juana de Aza

Juana de Aza y Santo Domingo.
Iglesia de S. Domingo, D.F.
Pregunta: Hola Ramón. Me puedes decir quien fue esta Santa? un abrazo desde el norte frío. Alemania.

Respuesta: Es la Beata Juana de Aza, madre de Santo Domingo de Guzmán y sus tres hermanos. Te hago un extracto de su vida, según la leo en el “Compendio Histórico de las vidas de los Santos Canonizados y Beatificados del Sagrado Orden de Predicadores” (vamos un “Vida de santos dominicos”), de Fray Manuel Amado, editado en 1829. Curiosamente la llama “La Santa Abuela” en referencia a que es madre de su padre fundador. Es simpático.

Nos dice que perteneció a una de las primeras familias fundacionales de Castilla en el siglo XII y desde niña destacó por sus virtudes, de amor a sus padres, destierro de todo lujo y ostentación, amor por la pureza, la penitencia, la oración. Era “modelo de las señoritas que la frecuentaban, el gozo y descanso de sus padres, y el objeto de un respetuoso amor que no podían menos de tributarle los jóvenes, que aspiraban a encontrar una compañera que hiciese su felicidad”. Muy joven se casó con Félix de Guzmán al que “miraba como un superior y le obsequiaba y le servía como a tal, respetándole, disimulando cuando podía dar motivo a disgustos”.

Como esposa trabajó por la santificación de su familia y sirvientes, siendo ejemplo de caridad, justicia, prudencia… “llevando socorro a los hospitales y a las casas de los necesitados, y los consuelos a los corazones desolados y afligidos”. Tuvo dos hijos, antes de Domingo: Antonio y el Beato Manés de Guzmán (18 de agosto), también dominico. Cuando quedó embarazada de su tercer hijo se le apareció Santo Domingo de Silos (20 de diciembre) y le dijo “que el hijo que había de parir sería grande ante Dios y ante los hombres”. 
Primitivo sepulcro
de Juana de Aza
Esto se confirmó cuando en sueños vio un cachorrillo que, con una antorcha encendida incendiaba el mundo entero (atributo clásico de Santo Domingo, no de su madre, cosa curiosa).

Educó a sus hijos en la piedad, las buenas obras. Y poco más se sabe de ella. Se cree que al comenzar Domingo su obra fundacional, Juana rezaría por él y que “redoblaba, como lámpara próxima a su fin, sus esfuerzos y que trabajando en ser cada vez más humilde, más misericordiosa y más constante en la oración, vio tranquila venir la muerte". Lo más documentado que hay es que, desde su muerte, los Guzmán la consideraron santa y animaron a muchos a visitar su sepulcro. Sus reliquias tuvieron una solemne traslación, y fue portada por el Infante Don Juan Manuel (pariente) hasta Peñafiel, en cuyo convento dominicano fue enterrada y comenzó a ser venerada. No recibió autorización oficial hasta el siglo XIX, que la concedió León XII a toda la orden dominica, que la pone como beata, aunque su sepulcro va más allá y la nombra Santa. Su memoria es el 2 de agosto.

1 comentario:

  1. Ángel Luis Estecha González, pbro.6 de agosto de 2012, 3:53

    En la introducción biográfica al Oficio del día, la actual Liturgia de las Horas de la Orden de Predicadores, señala, citando a Rodrigo de Cerrato, que era mujer "llena de fe, honrada, honesta, prudente, muy compasiva de los pobres y afligidos y que gozaba de buena fama entre todas las mujeres de aquella tierra". También indica que las reliquias fueron nuevamente trasladadas de Peñafiel a Caleruega, donde actualmente se veneran. La confirmación de su culto por León XII tuvo lugar el 1 de octubre de 1828.

    ResponderEliminar

¿Te ha gustado? ¿Qué opinas? Recuerda que tus sugerencias pueden ser importantes para otros lectores y para mi.
No añadas consultas a los comentarios, por favor, pues al no poner el e-mail, no podré responderte. Para consultas, aquí: http://preguntasantoral.blogspot.com.es/p/blog-page.html