Regístrate y recibirás el Santo del Día en tu correo.

sábado, 8 de agosto de 2015

Los 14 Santos Auxiliares.

Pregunta: ¿Quienes y para que sirven los 14 santos auxiliares? México.

Respuesta: Primero, no es correcto decir "para que sirve" un santo. Los santos son amigos, modelos, no pañuelos de usar y tirar. Sería como decir "mi amigo me sirve para..." o "uso a mi amigo para...". La relación con los santos, que es una expresión de la relación de Cristo con su Iglesia es una relación de amor y confianza. Aclarado esto, pasamos a la respuesta:

Los catorce Santos Auxiliares. 8 de agosto y viernes posterior al 14 de septiembre.

Los 14 Santos Auxiliares (15 en algunos menologios) son santos que ya son celebrados a lo largo de todo el año cristiano en días separados, pero que a 8 de agosto se unen en una fiesta común. Son santos que, en plena época medieval eran muy venerados y socorridos en muchas necesidades cotidianas (enfermedades humanas y animales, trabajos, dolores, muerte, catástrofes... etc). La unificación del culto surge en Alemania, y proviene de un culto anterior dado a 5 de estos santos de forma conjunta a los santos sanadores Blas, Jorge, Cristóbal, Pantaleón y Acacio, aunque como la mayoría de los cultos y devociones, tiene su propia leyenda.

Según esta, el viernes siguente al 14 de septiembre de 1445, vivía en Langheim un pastorcillo de nombre Hermann, que cuidaba los rebaños de ovejas del monasterio de Frankenthal, al guardar a los animales oyó el llanto de un bebé en el cobertizo del monasterio. Buscó y halló un precioso niño sentado en un montón de heno, pero al acercarse, aquel sonrió y desapareció. Ante esto Hermann huyó, pero vencido por la curiosidad, regresó al sitio y volvió a ver al niño, que ahora estaba entre dos candelabros, y parecía como de purísimo cristal. Hizo la señal de la cruz y el niño sonrió dulcemente y desapareció. Esa misma noche lo contó a sus padres, que le aconsejaron no decir nada, no le tomaran por loco. Al otro día lo contó al sacerdote y este le dijo: "Si vuelves a ver esa visión, invoca a Dios en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo." Con lo que el niño quedó más aliviado. Pero la visión no regresó. Todos los días iba Hermann al lugar, al sacar y regresar las ovejas, pero nada. Hasta las vísperas de San Pedro y San Pablo del año siguiente. Esa noche, Hermann guardó las ovejas y fue al punto de siempre, y esta vez vio al celestial niño, pero acompañado de otros niños, 14 exactamente, vestidos de rojo y blanco. Les preguntó Hermann quienes eran y que querían, y los catorce respondieron al unísono: "somos los santos auxiliadores y queremos una capilla en la se nos venere. Si nos haces este servicio, nosotros te prestaremos nuestro servicio". Y desaparecieron los quince niños.

El sábado siguiente Hermann y una señora que pasaba, vieron las velas encendidas en el sitio de siempre. Pero cuando contó la historia, ningún habitante de Langheimle creyó, ni sus padres y parientes. Pero ocurrió que aquellos días, una de las siervas del monasterio cayó enferma con una parálisis, y por más oraciones que hacían, nada le devolvía la salud. Alguien sugirió llevarla al cobertizo del monasterio e invocar a aquellos "santos auxiliares", por si acaso. Así hicieron, y solo con llegar al sitio, la joven recuperó el movimiento, el habla, se levantó, y por sí misma pudo agradecer a Dios y sus santos la curación. Este fue el punto de partida para el inicio de la devoción, que pronto se consolidó.

En 1448 ya se consagra una capilla a su veneración, cuyo altar estuvo en el sitio donde aparecieron los santos. En 1774 se consagraría una magnífica iglesia con un impresionante altar rococó presidido por Nuestra Señora, y en el que sobresalen los 14 bustos de los santos. Su devoción se extendió principalmente por toda Alemania, especialmente en Ratisbona. Su fiesta se introdujo en el propio de varias diócesis y muchas iglesias levantaron altares en honor de los catorce santos. Como dije antes, eran santos muy conocidos y ya venerados, por lo que era un culto que fácilmente podía extenderse. Aún pueden verse bellas obras del gótico internacional, del barroco sobre este tema. Generalmente los catorce santos están presididos por Jesucristo o la Santísima Virgen María. No siempre aparecen los mismos, y en ocasiones se ve algún santo de devoción local, sustituyendo alguno de los "oficiales", o sumándolo.


Como puedes ver, la leyenda no dice cuales eran esos catorce santos auxiliares, los historiadores determinan que los monjes que inician la devoción, eligieron entre aquellos que eran más populares entre el pueblo, que "satisfacían" más las necesidades, abarcaban más males, dolencias, catástrofes, partiendo de los patronatos que ya tenían. En el siglo XIX la devoción, que parecía perdida, renació, para caer de nuevo luego de los años 60 del siglo XX, y hoy parece tener un repunte, luego de años de crisis devocional a nivel general.

  
Y estos son los Auxiliares:

San Acacio de Armenia, mártir: Invocado contra los dolores de cabeza, se le reconoce porque suele aparecer crucificado (o con una gran cruz), coronado de espinas, y en ocasiones con un clavo en la cabeza. 22 de junio.

Santa Bárbara, virgen y mártir: Invocada contra la fiebre, la muerte súbita, el rayo, los fuegos y explosiones. Su atributo inconfundible es la torre y el copón con una hostia. 4 de diciembre.

San Blas, obispo y mártir: Invocado contra los dolores de garganta, ahogamientos y atragantamientos, sobre todo de niños. Protector contra todos los males de garganta y respiratorios, anginas de pecho, amigdalitis, dolor de muelas, tos ferina, enfermedades de la piel (ampollas, impétigos, dermatitis, quemaduras, úlceras, eczemas, hinchazones). Abogado contra los dolores de cabeza y estómago, fiebres, males de vejiga y urinarios e hidropesía. Invocado contra las picaduras de serpientes, las enfermedades en los caballos, cerdos y en general, de toda clase de animales. Patrono de médicos, cardadores y comerciantes de lana, tejedores, sastres, sombrereros, zapateros, curtidores, carniceros, yeseros, canteros, albañiles y carpinteros. Su atributo propio son dos velas cruzadas, amén de otros. 3, 11, 15 (Iglesia Oriental) y 22 de febrero (Iglesia Ortodoxa Griega).

Retablo mayor de la ermita dedicada a
los Catorce Santos Auxiliares en
Zeneggen.
Santa Catalina de Alejandría, virgen y mártir: Patrona de las jóvenes y niñas, vírgenes, enfermeras, estudiantes universitarios, profesores, sabios, filósofos y teólogos, científicos, predicadores, oradores, escritores, poetas; abogados, abogados, notarios, bibliotecarios e impresores de libros. su atributo principal, la rueda de púas la ha convertido en abogada de molineros, alfareros, afiladores, carreteros, curtidores, cordeleros, hilanderos, tejedores, costureras, modistas, diseñadores de moda, sastres, zapateros, barberos, peluqueros y comerciantes de tabaco. Se le invoca contra los males respiratorios, dolores de parto, dolencias de articulaciones, trastornos cerebrales, dolores de cabeza, tiña, migraña, enfermedades de la lengua, úlceras, tumores de gargnta y boca. Además, es patrona de la buena muerte y para encontrar a los ahogados. Tanto en Oriente como Occidente es una de las grandes "sanadoras". Se le conoce fácilmente por una rueda de púas que le acompaña, además de la espada martirial. 25 de noviembre.

San Cristóbal de Licia, mártir: Es patrón de peregrinos, viajeros, motoristas, transportistas en general. Protector de los deportes de motor, las fortificaciones, los balseros. Se le invoca contra las inundaciones, las tormentas eléctricas y el granizo. Auxiliador contra la peste, el hambre, las heridas y el dolor de muelas. Abogado de niños, embarazadas, paisajistas, jardineros, vendedores de fruta,  encuadernadores, tapiceros, carpinteros, pintores y modistas. Sanador de los males de la peste bubónica y los accidentes de viaje. Reconocible por llevar siempre al Niño Jesús al hombro. 10 y 25 de julio, 16 de noviembre (en Cuba), 28 de abril (martirologios escoceses) y 9 de mayo.

San Ciriaco de Roma, diácono y mártir: Es patrono de los trabajos forzados. Se le invoca contra la posesión demoníaca, tentaciones, especialmente a la hora de la muerte. Patrono contra todas las dolencias de ojos. Su iconografía común es revestido de dalmática, sujetando al demonio con una cadena. 8 de agosto.

San Dionisio de París, obispo y mártir: Invocado contra los dolores de cabeza, posesión diabólica, rayos, tormentas y granizo. Viste de obispo y lleva su cabeza en las manos, como los santos cefalóforos, de los que es el más conocido. 9 y 16 de octubre.

San Erasmo de Formio, obispo y mártir: Abogado de las parturientas, torneros, marineros, pescadores, cordeleros, hilanderos y tejedores. Se le invoca contra los peligros del mar, naufragios, maremotos, tormentas eléctricas. Protector contra cólicos, dolores abdominales, problemas estomacales, diarreas, estreñimiento y contra las epidemias del ganado. Su atributo característico con sus entrañas enrolladas en un palo, o en ocasiones una jarcia de barco. 2 de junio y 4 de mayo (Iglesias Orientales).

San Eustaquio, mártir: Invocado contra las disputas familiares, para no caer en el infierno, las tentaciones, la pérdida de los hijos, los niños, las modeduras de serpientes, las quemaduras y las infecciones en general. Abogado de los cazadores. Su atributo proncipal es un ciervo con cruz entre las astas, pero no hay que confundirle con San Humberto, pues este fue obispo. 20 de septiembre.

San Jorge, soldado mártir: Patrono de los ejércitos de la caballería, hospitales de guerra, policías, militares, jinetes, soldados, arqueros, talabarteros, fabricantes de armas, hojalateros, herreros, toneleros, mineros, exploradores, boy scouts, excursionistas, sederistas, alpinistas, agricultores, pastores, prisioneros de guerra y artistas. Se le invoca contra la peste, lepra, sífilis, diversas enfermedades de la piel (de humanos o caballos), males de oído y vista. Abogado contra el riesgo de guerra, escarnio, odio y persecusiones religiosas, caídas, derrumbes y terremotos. Protector del ganado, especialmente de caballos y vacas. Su iconografía clásica le pone montado en un caballo y agrediendo a un dragón. 23 y 24 de abril; 6 de mayo, Iglesia antioquena; 15 y 25 de abril, martirologio pseudojeronimiano.

San Gil, ermitaño y abad: Es el único no mártir del grupo. Es patrón de mendigos, herreros, lisiados, paralíticos, marginados, ermitaños, leprosos, guardabosques, pobres, fabricantes de flechas. Invocado contra el cáncer de pechos, la lactancia materna, heridas incurables, úlceras, dolores de pecho, epilepsia, miedo a la oscuridad, pesadillas, locura y enfermedades mentales, esterilidad, peste negra, fobias, enfermedades de caballos y demás animales. Abogado para tener una buena muerte. Se le reconoce porque suele llevar una flecha en el pecho y es acompañado por una cierva. 1 de septiembre y 15 de junio (invención de las reliquias).

Estampa moderna.
Santa Margarita de Antioquía, virgen y mártir: Patrona de las mujeres embarazadas, parturientas y comadronas, de los panaderos y pasteleros, agricultores, campesinos estudiantes. Se le invoca contra infertilidad, abortos y accidentes durante el embarazo, la falta de leche materna, calambres, heridas, males de riñones, dolores de espalda y faciales. La iconografía suele confundirla con Santa Marta, aunque si la vemos saliendo del dragón, es Margarita. Suele ser muy representada junto a Catalina y Bárbara. 20 de julio.
 

San Pantaleón, mártir: Es el gran hacedor de milagros de Oriente. Patrón de médicos, cirujanos, farmacéuticos, dentistas, barberos, enfermeras, parteras, panaderos y lecheros. Protector de los animales domésticos. Invocado contra dolores de cabeza, tuberculosis, dolores de pies, depresión, plagas de langostas y diversas enfermedades del ganado. Suele ir representado con una caja de medicamentos, o en un paso de su martirio: atado con las manos sobre la cabeza. 18 de febrero y 27 de julio.

San Vito, niño mártir: Patrono de las casas reales germana y sajona. Abogado de la juventud y los niños, mineros, vinateros, vendimiadores, posaderos, matrimonios y familias, bailarines, actores, comediantes, acróbatas, magos, farmacéuticos, mancos, cojos, sordos, mudos, ciegos, mendigos, caldereros, fundidores, herreros y cerveceros. Protector de perros, aves de corral, como pollos y gallinas, para preservar la castidad. Invocado contra la posesión diabólica, urinesis, epilepsia, histeria, rabia, las mordeduras de serpientes, obesidad mórbida, narcolepsia, neuropatía, convulsiones, rabia, piernas zambas, irascibilidad, enfermedades de los ojos, problemas de audición y la infertilidad. Patrono de la siembra y las cosechas, contra tormentas, rayos e incendios. 15 de junio.

En algunas listas y representaciones se añade o sustituye a alguno de los anteriores San Leonardo de Noblat (6 de noviembre), patrono de presos, agricultores y sus ganados. Su atributo típico son las cadenas.


Fuente:
-"Die vierzehn Nothhelfer". WILHELM HEINRICH RIEHL.


A 8 de agosto además se celebra a
Santos Ciriaco, Largo y Esmaragdo, mártires.
San Altmann de Passau, obispo.

1 comentario:

¿Te ha gustado? ¿Qué opinas? Recuerda que tus sugerencias pueden ser importantes para otros lectores y para mi.
No añadas consultas a los comentarios, por favor, pues al no poner el e-mail, no podré responderte. Para consultas, aquí: http://preguntasantoral.blogspot.com.es/p/blog-page.html