Regístrate y recibirás el Santo del Día en tu correo.

domingo, 24 de enero de 2016

El embrollo de San Babilás.

San Babilás, obispo y mártir. 24 de enero y 4 de septiembre (Iglesias Orientales).

Sobre este santo las tradiciones son confusas. Algunos le ponen antioqueno, que será lo más probable. Tanto se confunden que en un tiempo se le dividió en dos personajes. Uno habría sido obispo de Antioquía, y mártir junto a tres niños, bajo Numeriano. El otro sería un maestro de Nicomedia, martirizado con un gran número de niños, alumnos suyos, imperando Maximiano. Incluso en el primer caso, unas leyendas dicen que murió en la cárcel, otras que decapitado, coincidiendo en todo menos en que fue en el gobierno del emperador Decio. El mismo San Juan Crisóstomo (27 de enero, traslación de las reliquias a Constantinopla; 30 de enero, Synaxis de los Tres patriarcas: Juan, Gregorio y Basilio; 13 de septiembre, muerte; 13 de noviembre, Iglesia oriental; 15 de diciembre consagración episcopal) le confunde, con el obispo llamado Babilás del que se lee en la “Historia Eclesiástica” de Eusebio, que habría excomulgado al emperador Filipo el Árabe por asesinar a Gordiano III. Otra tradición le pone padeciendo bajo Decio con Urbano, Prilidiano, Epolonio, a los que había catequizado. Como esta es la versión más conocida, la resumo aquí:

Vivía Babilás en Antioquía en tiempos de Decio, y tenía por discípulos a los niños Urbano, Prilidiano, Epolonio, de 12, 10 y 9 años respectivamente. Se celebraban unos festejos en honor a los dioses, cuando Decio, curioso de los misterios de la fe cristiana, quiso presenciar la celebración de la Eucaristía. Sabiéndolo el santo obispo, fue al encuentro del emperador y le prohibió entrar a la asamblea, por idólatra y blasfemo. El emperador, irritado, le hizo caso, pues temía una revuelta de los numerosos cristianos que acompañaban a Babilás. Así que esperó al otro día y mandó a los soldados que apresaran al obispo y lo llevaran a su presencia. Entonces le preguntó: “¿Por qué has insultado mi dignidad imperial al no permitir entrar en tu iglesia?”. Babilás respondió: “Cualquiera que se opone a Dios y quiere profanar el santuario, no es digno de respeto, sino que se ha convertido en enemigo del Señor”. Decio le mandó adorase a los dioses, pero, claro, Babilás se negó. Entonces Decio mandó le cargasen de cadenas y así fuera paseado por la ciudad, como escarnio. El santo respondió: “Estas cadenas son más venerables para mí que tu corona imperial lo es para ti. Para mí el sufrimiento de Cristo es más deseable que el poder imperial lo es para ti. Mi muerte por el rey inmortal es más preciosa para mí, que tu vida es para ti”.

Entonces trajeron a los tres discípulos del santo. Preguntó Decio: “¿Quiénes son estos niños?”. “Son mis hijos espirituales”- respondió el santo, y añadió - “yo les eduqué en la piedad, y aquí frente a ti, aunque en pequeño cuerpo, son grandes hombres y cristianos perfecto. Pruébales y verás”. Entonces Decio comenzó a tentar a los chicos y a Cristódula, la madre de estos, para que apostatasen de Jesucristo, pero era en vano. Mandó fueran azotados según su edad. Luego mandó decir a Babilás, que los niños habían renegado de Cristo, pero el obispo no creyó aquello. Ordenó Decio que fueran atados a un árbol y quemados, pero al ver que no perjuraban de la fe cristiana, mandó fueran decapitados.

Como dije antes, si bien sobre el martirio no se sabe mucho, sí que consta la veneración a sus reliquias y la traslación de estas, una de las primeras de las que se tiene noticia en la Iglesia. Cuando fue martirizado, los cristianos recogieron su cuerpo y lo enterraron a las afueras de la ciudad, pero en 350, llegada la paz para la Iglesia, fueron trasladadas adonde aún perduraba un oráculo del dios Apolo. Al renegar de la fe cristiana, Juliano el Apóstata se convenció que las calamidades y poca eficacia del oráculo se debían a la presencia de las reliquias del santo en el lugar, por lo que mandó fueran arrojadas de allí. Pero la iglesia antioquena, las trasladó solemnemente a la primera sepultura. Los cristianos entonaron el salmo 135, que menciona la necedad de los ídolos y de los que los adoran, y al instante un rayo fulminó el templo de Apolo. Luego de la muerte de Juliano, San Melecio (12 de febrero) edificó en Antioquía una iglesia dedicada a la memoria de Babilás, que se convirtió en un santo muy venerado, y su santuario muy popular. Con motivo de una festividad de Babilás, predicó San Juan Crisóstomo, pero como vimos, lo confundió con otro obispo santo.

El culto a tan preciadas reliquias pasó de Oriente a Constantinopla, y a Occidente llegó en el medievo, pues en el siglo VII San Aldhelm de Sherborne (25 de mayo) escribió unas “vitae” en prosa y en verso. Al parecer, Matilde de Canossa poseía reliquias insignes de él, que donó a una iglesia de Cremona donde había culto al santo y era especial abogado contra los males de huesos, artritis, etc. Una iglesia del siglo XI existe aún en Milán. En España se le venera en Bobadilla del Monte como San Babilés”. Tamayo le hizo español y nacido en Pamplona, donde se le venera. En Francia se le conoce como Saint Babel. Los bolandistas, que recogen las variantes de las versiones, no les dan crédito alguno y reconocen fueron creadas para satisfacer la devoción popular.


Fuentes:
-”Los santos del nuevo misal hispano-mozárabe”. JUAN MIGUEL FERRER GRENESCHE. Toledo, 1995.
- "Diccionario de los Santos" C. LEONARDI, A. RICCARDI Y G. ZIARRI. Ed. San Pablo. Madrid, 2000.
-"Vidas de los Santos". Tomo I. Alban Butler. REV. S. BARING-GOULD.


A 24 de enero además se celebra a Nuestra Señora de la Paz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Te ha gustado? ¿Qué opinas? Recuerda que tus sugerencias pueden ser importantes para otros lectores y para mi.
No añadas consultas a los comentarios, por favor, pues al no poner el e-mail, no podré responderte. Para consultas, aquí: http://preguntasantoral.blogspot.com.es/p/blog-page.html